Ser una dama de honor va mucho más allá de solo acompañar a la novia a elegir el vestido o arreglar la cola antes de que camine rumbo al altar.

Este cargo lleva consigo una gran responsabilidad y confianza. En términos generales la dama de honor pasa a compartir el lugar de anfitriona para que la novia disfrute sin preocuparse de todos y cada uno de los detalles durante la boda.

Así que antes de elegir a tu dama o desempeñar este importante cargo, te compartimos cuatro pilares de la labor que toda dama de honor debe cumplir.

Investigar

Estos van desde asistir a la prueba de maquillaje de la novia, hasta repasar la lista de invitados y organizar dónde se sentará cada uno. Recuerda que cada novia es diferente y debes tener bastante comunicación con la tuya para que no termines diseñando tu boda en vez de la de ella.

Lo más importante es que le des un par o dos de opciones a elegir de acuerdo a sus preferencias. Así que equípate muy bien con una carpeta que contenga muestras de todo lo que requiere, así como la cotización de cada servicio y/o producto (en caso de que la novia no cuente con un organizador de bodas).

¡Deja que ella elija!, tú solo preocúpate por hacer la investigación de todo lo que necesita y filtrar los resultados que consideres son más adecuados para su boda (de acuerdo a gustos y presupuesto).

Organizar

Una vez que ambas tengan claro el concepto de la boda, tendrás que crear el ambiente adecuado para que todo funcione cual engranaje de reloj. Para ello apóyate en los dispositivos digitales, para que agendes y tengas recordatorios del orden de las cosas: confirmaciones, servicios, horarios, tiempos, etc.

Recuerda que es tu responsabilidad asegurarte de la confirmación de los invitados y servicios contratados, así como seguir a detalle cada proceso durante toda la planeación y realización de la boda.

Apoyar

Ser la mano derecha de la novia no solo se trata de ejecutar cada decisión como si ella lo hiciera, también se trata de compartir las emociones y ser el soporte que muchas veces necesita. Sabemos que cada mujer es diferente, sin embargo, deberás conocer a tu novia lo suficiente para rescatarla de situaciones, conversaciones o momentos incómodos que perturben su estado emocional durante los preparativos de la boda.

Las situaciones vergonzosas suelen ser el pan de cada boda, pero una dama de honor debe tener un carácter firme, tolerante y de gran carisma para lidiar con cualquier situación que se presente.

Tu seguridad le brindará seguridad a la novia en cada etapa, así que tendrás que ser precavida para hacer de la agilidad mental y la creatividad, tus mejores aliadas para enmendar y equilibrar cualquier situación.

Divertir

No se trata de que la dama de honor se convierta en el centro de atención o el bufón de todos, porque sabemos que habrá situaciones fuera de tu control. Pero lo que sí deberá estar en tu control es animar e invitar a los presentes a disfrutar del gran día con los novios, desde el discurso hasta la pista de baile, la dama de honor deberá ser el ejemplo a seguir en cuanto a compostura, prudencia y cortesía.

Externar las emociones cuando se trata de tu mejor amiga o familiar puede ser un gran parte aguas que te dará el plus como dama de honor.

No necesitas ser falsa o exagerada, solo basta con evaluar lo mucho que te importa la novia para darte cuenta que sin importar el esfuerzo que realices durante todo este proceso, absolutamente todo valdrá la pena con tal de verla feliz.

Así que ya sabes, si vas a elegir a tu dama de honor debe ser alguien de tu absoluta confianza. Y si alguien te pidió serlo, ya conoces la confianza que están depositando en ti.

Comentarios